. . .

A Summer Story consolida su crecimiento en una espectacular 4ª edición

Si hay una cita que
ha marcado el inicio de verano los últimos 4 años es sin duda el festival
madrileño A Summer Story, que ha crecido sin descanso hasta convertirse en uno
de los festivales de referencia en nuestro país. Desde el viernes 22 de junio a
las 20:00h hasta el sábado 23 a las 08:00h nos encontrábamos con casi 80.000 fieles
a la música electrónica para disfrutar de ella durante 24h -12h por jornada-.
Llegábamos el
viernes 22 con el ansia de ver todo lo que nos habían preparado para esta
edición en la Ciudad del Rock, que ya os adelantamos se nos quedó pequeña para
tan grandes artistas. Desde la carretera se podían ver los 3 escenarios y esto
hizo que nos dieran ganas de salirnos de la autovía e ir en línea recta en su dirección
para poder por fin verlos de cerca y disfrutar ya de la música, que era nuestra
prioridad. Una vez pasados los controles de acceso llegábamos a la mítica
fuente con el logo del festival donde ya
había barra libre de selfies. Vimos los escenarios uno a uno antes de quedarnos
a ninguna actuación: Empezamos por el ‘Budweiser Town’, a priori el más
sencillo pero con un sonido espectacular y que albergaría enormes actuaciones
durante el fin de semana. De aquí fuimos al ‘BURN Village / ORO VIEJO’, un
escenario mayor que el anterior, repleto de paneles LED dispuestos en forma
vertical y por el que pasarían los mejores sonidos trance, progressive y cómo
no remember con ORO VIEJO, del que hablaremos más adelante. Como es normal el
más espectacular era el mainstage, una megaestructura llamada ‘INSIDE City’ que
nos dejaba boquiabiertos cada vez que la veíamos. Una sucesión de pantallas LED
en vertical y horizontal que generaban cierta inmersión hacia la cabina,
combinadas con un juego de luces y un sonido brutal desde delante hasta
atrás de la pista.
Otra de las
novedades de esta edición de A Summer Story era el espacio dedicado a rememorar
al gran Avicii, a quien perdimos este mismo año. Varias pantallas LED mostraban
los mensajes que cientos de fieles del sueco le dejaban en su memoria usando el
hashtag #MemorialAvicii, que conseguía ser trending topic durante las dos
noches. Una propuesta que marca la diferencia y por la que aplaudimos infinitamente
al festival.
En medio de los
escenarios también podíamos ver la ‘Barceló Experience’, un espectacular túnel de
luces y sonidos que te trasladaba al futuro, y que forma parte de la continua innovación
tecnológica
que están sufriendo los festivales a día de hoy.


VIERNES 22 – DÍA 1

Una vez visto
esto comenzaba la difícil tarea de elegir a qué actuaciones íbamos, problema
que siempre surge en cualquier festival con varios escenarios y que se solapan
grandes artistas.
La primera noche
el ‘Budweiser Town’ se dividía en 2, hasta las 03:00h se hablaría español con
Delaporte, Sansixto, Les Castizos y compañía, para dejar paso luego a los
artistas de ‘China Waves’, quienes sorprendían a más de uno allí presente.
Por el ‘BURN
Village’
teníamos esa noche una mezcla de estilos con artistas de enorme
calidad. El jefe de ‘Sosumi’ y ‘Cartel Records’, Kryder, podríamos decir que es
ya un residente en el festival de la capital, con una gran cantidad de fieles
de nuestro país cada vez que nos visita. También pudimos ver a Fedde Le Grand,
que sin grandes sorpresas hizo un set de los que le han hecho grande en las
cabinas de todo el mundo, cargado de hits y drops enérgicos para saltar hasta
quedarte sin fuerzas. Luego tocaba trance, y el primero era Vini Vici – solo Matan
vino a Madrid -, que en forma de PSY nos hizo bailar de principio a fin
mezclando algunas de las canciones más mainstream con sus sonidos tan
característicos, lo cual posiblemente gustó menos a los ‘tranceros’ más
exigentes. Llegaba el momento de recibir al máximo exponente del trance en
nuestro país, que demostró por qué se merece ser llamado así, el gallego
DIM3NSION maravillaba con un set bestial a las almas tranceras allí presentes.
En el Mainstage
esa noche reinaba el techno, y fueron varios los sets que vimos, aunque sin
duda destacan 3: la belga Amelie Lens rompió todos los esquemas en Madrid esa
noche con los sonidos ‘dark’ y más contundentes que le caracterizan con un
escenario que ya estaba hasta arriba para verla. Seguimos con uno de los
artistas más grandes de nuestro país y uno de los máximos exponentes del techno
mundial, Paco Osuna. Empezaba a amanecer en A Summer Story al ritmo que él
marcaba, con un set de 1h y media que nos sabría a poco si no fuera por quienes
cerraban el festival ese día. Hablamos ni más ni menos que de Joris Voorn y
Kölsch
, dos genios absolutos que se unían en un B2B que no muchos han tenido la
suerte de ver y los allí presentes sí, en una Arganda que ya brillaba a los
rayos del sol nadie se movió hasta que entre aplausos el holandés y el danés se
despedían con una sonrisa.
Así acababa la
primera jornada, con ganas de descansar, pero también con ganas de un segundo
día que prometía, ¡y mucho!


SÁBADO 23 – DÍA 2

Llegábamos el
sábado 23 con menos dudas que el día anterior sobre qué artistas ver, y es que
nos fuimos directos al ‘Budweiser Town’ donde tendríamos varios LIVE de
exquisita calidad. Recondite y Stephan Bodzin hacían maravillas en forma de
ondas sonoras y eso se notaba en las caras de los que allí estábamos. Luego dejaban
paso a Maceo Plex en el que fue para muchos uno de los mejores sets del
festival, y es que el americano enseñó sus tablas esa noche demostrando que el
tech house es su forma de entender la música. Más tarde volveríamos para ver
otro LIVE de gran calidad, esta vez una mezcla entre Surgeon & Lady
Starlight
, para luego ver parte del set del español Oscar Mulero.
Esa noche en el ‘BURN
Village’
actuaron varios de los DJs de la ‘BURN Recidency’ así como los de ‘Máxima
FM’
, a los cuales escuchamos cada semana en la radio y hacen un gran trabajo
por la música electrónica en nuestro país. Más tarde pasaría por aquí toda una prominencia
del trance mundial, el señor Ferry Corsten, que actuaba bajo su AKA Gouryella y
que en un set, que se nos hizo corto, nos hizo disfrutar como auténticos niños.
A partir de las 04:00h el escenario pasaba a llamarse ‘ORO VIEJO’ y es que ya
no había vuelta atrás, DJ Nano mandaba sobre la cabina, en uno de los conceptos
con más fuerza en nuestro país, creado por el propio madrileño. Durante 4 horas
se recordarían los himnos dance que tanto hemos bailado, y que sin duda los
miles de fieles de Nano esperaban bailar hasta que amaneciera.
En el Mainstage el
sábado no cabía un alma, todo el mundo quería ver a los top mundiales que pasarían
por allí esa noche. Se repetía el ya icónico #VayaTelaDimitri con Vangelis
& Wyman
, quienes precedían a Sunnery James & Ryan Marciano para dejar
paso a dos tercios de Swedish House Mafia, a Departures, a Axwell / Ingrosso.
Como siempre brillaron con luz propia, con un set en el que cada vez van
arriesgando más y que seguramente nunca olvidarán quienes lo disfrutaron. Tras
ellos era el turno del que para muchos es uno de los mejores DJs del mundo,
apodado como el ‘Ángel Blanco de la Electrónica’, llegaba el jefe de ASOT y Armada a la
cabina de A Summer Story: Armin van Buuren. Si hay alguien con seguidores allá
por donde va ese es el holandés, puro carisma y amor por lo que hace, una
sonrisa que transmite casi tanto como su música y que te contagia su energía.
Sabemos de sobra que Armin en los grandes eventos no tranceros no es el mismo
que cuando predomina el trance, pero nunca defrauda y el sábado tampoco lo
hizo, poniendo temas viejos y nuevos y variando de estilos. Luego era el turno
de los hermanos belgas Dimitri Vegas & Like Mike, que trajeron la auténtica
locura al A Summer Story, haciendo saltar a todos los asistentes hasta agotarse,
e incluso organizando un ‘crowd control’ que posiblemente provocara un sismo en
Arganda del Rey. Luego era el turno de los españoles CYA, y el progressive
reinó sobre el escenario con Frank Caro y Alemany, que llevan un año con este
proyecto y han crecido a pasos agigantados, sacando tracks y remixes de una
calidad enorme – y los que están por venir-, dejándonos escuchar alguno en su
set que pronto verá la luz. Mientras amanecía en Arganda llegaba el momento del
cierre, y para ello un cambio drástico de estilo, dábamos paso al hardstyle con
el holandés Brennan Heart, que fue el encargado de clausurar el sábado y con
ello la 4ª edición de A Summer Story.

Hasta aquí la 4ª
edición de un festival en continua evolución, que ha crecido de manera
progresiva y con paso firme. Cuando sabes lo que estás haciendo y lo haces bien
se nota, y eso es lo que ha llevado a A Summer Story a conseguir aumentar sus
cifras de forma exponencial y a ganarse un hueco entre los mejores festivales
de nuestro país – y cómo no, estar en el ojo de Europa-. ¿Ganas ya de una 5ª edición?
¡Nosotros sí!





Santiago T.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.